Trastornos ácido-base y neumonía por aspiración en un hurón

  • Dra. Maria Ardiaca García
  • Licenciada en veterinaria.
  • Dra. Cristina Bonvehí Nadeu
  • Licenciada en veterinaria.


  • Dr. Andrés Montesinos Barceló
  • MSc. Licenciado en veterinaria.
  • Centro Veterinario Los Sauces. Madrid
  • http://www.cvsauces.com
  • Descargar caso clínicoDescargar caso (2 Mb)

Historia y hallazgos de exploración

Se presentó en consulta un ejemplar de hurón doméstico (Mustela putorius furo), macho castrado, de 3.5 años de edad. El animal era alimentado con pienso comercial para hurones y premios ocasionales. El paciente venía remitido de otro centro veterinario con sospecha de presencia de cuerpo extraño en el aparato digestivo. El motivo inicial de consulta eran vómitos en los últimos 3 días.

Los hallazgos de exploración fueron delgadez, hipotermia (Tª rectal 36ºC), severa deshidratación, letargia y cataratas bilaterales. La radiografía remitida por el otro centro presentaba un artefacto de revelado que limitaba la interpretación. No obstante era posible apreciar escasa cantidad de gas en el estómago, imagen compatible con cuerpo extraño radiodenso en la zona de proyección de intestino delgado y ausencia de dilatación de asas intestinales. No se apreciaron otras alteraciones.

Se procedió a estabilizar el animal mediante aporte de calor, fluidoterapia intravenosa (SF a 4 ml/kg/h suplementado con glucosa al 5%) y oxigenación. Antes de proceder a la infusión de suero, se tomó una muestra de sangre venosa para gasometría (I-STAT® portable clinical analyzer; Abaxis) y otras determinaciones, obteniéndose los resultados reflejados en la Tabla 1.

Tabla 1: Resultados de la analítica sanguínea.

(SA: sangre arterial; SV: sangre venosa.)

  • Parámetro
  • Caso clínico (sangre venosa)
  • Valores de referencia en hurón1,2
  • Valores de referencia en gato3
  • Hematocrito %
  • 54
  • 33,6-47,2
  • Hemoglobina g/dl
  • 16,7
  • 12,0-16,9
  • Sólidos totales g/dl
  • 6,8
  • 5.3-7.2 (PT)
  • Glóbulos blancos cels/mcl
  • 7200
  • 4.9-13.8
  • Neutrófilos %
  • 5
  • 24-78
  • Cayados %
  • 5
  • 0-2.2
  • Eosinófilos %
  • 1
  • 0-7
  • Monocitos %
  • 4
  • 3.4-8.2
  • Linfocitos %
  • 6
  • 28-69
  • Glucosa mg/dl
  • 111
  • 62.5-134
  • BUN mg/dl
  • 17
  • 12-43
  • Creatinina mg/dl
  • 0.2
  • 0.2-0.6
  • Na mmol/l
  • 134
  • 146-160
  • K mmol/l
  • 3.2
  • 4.3-5.3 (plasma)
  • 2,9-4,2
  • Cl mmol/l
  • 102
  • 102-121
  • pH
  • 7,296
  • 7,283 (+/-0,025) SA
  • 7,343 (7,277-7,409) SV
  • pCO2 mmHg
  • 56,1
  • 30,4 (+/-0,6) SA
  • 38,7 (32,7-44,7) SV
  • TCO2 mmol/l
  • 29
  • 20-28 mmol/l SA
  • 16-25 SV
  • HCO3 mmol/l
  • 27,4
  • 15,7 (0,7) SA
  • 20,6 (18,0-23,2) SV
  • Exceso de base mmol/l
  • 1
  • -2 ± 2 SV
  • Intervalo aniónico mmol/l
  • 8
  • 10-27 SV
  • Osmolalidad plasmática total calculada mOsm/kg
  • 268,1
  • 328 ± 1
  • 290-330

Hallazgos de analítica sanguínea:

El análisis sanguíneo reveló neutrofilia y desviación a la izquierda sugestiva de un proceso inflamatorio agudo inespecífico. El valor alto de hematocrito corroboraba el hallazgo clínico de deshidratación. Para la interpretación de la gasometría se recurrió a valores publicados para hurón en sangre arterial y los publicados para sangre venosa de otro carnívoro doméstico (el gato). Los hallazgos más relevantes fueron:

pH sanguíneo normal. No obstante, en base a las fórmulas publicadas para humanos y perros, los valores de PCO2 y de bicarbonato superaban ampliamente la respuesta compensatoria esperada, por lo que se sospechó de un trastorno mixto de equilibrio ácido-base. Existía simultáneamente acidosis respiratoria y alcalosis metabólica.4 La acidosis respiratoria pudo ser debida en este caso a una alteración en la ventilación del paciente por letargo y dolor. Los vómitos son un factor predisponente a la alcalosis metabólica. El valor bajo del intervalo aniónico indica que no existía aumento de producción de ácidos en el organismo.4

Hiponatremia. Es un hallazgo común en enfermedades gastrointestinales (en particular obstrucción intestinal) y en animales con acidosis respiratoria. Otras causas de hiponatremia como insuficiencia renal o hepática, trastornos endocrinos (hipoadrenocorticismo, diabetes mellitus, diabetes insípida), fallo cardiaco congestivo y otros se consideraron poco probables en base a los hallazgos clínicos, historia y analítica.5 Una causa común de pseudohiponatremia es la hiperglucemia, pero este paciente presentaba un nivel de glucosa normal.

Valores de cloro y potasio bajos o en el límite inferior. La causa más probable de pérdida de cloro son los vómitos. La hipocloremia y la alcalosis metabólica resultante dan lugar a hipocalemia. Para la interpretación de la calemia es necesario recordar que el valor de potasio en sangre es aproximadamente 0,5 mmol/l inferior al obtenido en plasma, y que los niveles de potasio en plasma se ven muy afectados por la hemólisis de la muestra. En este paciente consideramos que no existía hipocloremia ni hipocalemia graves, por lo que la suplementación con potasio se pospuso hasta la fase de mantenimiento de la fluidoterapia (20mEq de KCl por litro de suero).4,5

Baja osmolalidad. La osmolalidad es determinada principalmente por niveles de sodio, glucosa y urea en sangre. Las alteraciones de niveles de iones son frecuentes en animales con vómitos y pueden dar lugar a alteraciones de osmolalidad.4,5 La hiposmolalidad en este paciente se debe principalmente a la hiponatramia.

En este momento se añadió antibioterapia al tratamiento (amoxicilina/ácido clavulánico 20 mg/kg SC cada 12h y metronidazol 25 mg/kg IV cada 12h).

Diagnóstico por imagen

Se procedió a realizar radiografías de cuerpo entero en proyecciones latero-lateral derecha y ventro-dorsal para evaluar cambios respecto a la radiografía remitida. Figuras 1 y 2.

En las radiografías se apreció un objeto de radiodensidad intermedia en la zona de proyección del yeyuno-íleon, presencia de gas en estómago y duodeno con ligera dilatación del último y un aumento de radiodensidad en el campo pulmonar izquierdo (área peribronquial caudal del lóbulo craneal).

Las alteraciones pulmonares no eran detectables en la radiografía remitida por el otro centro veterinario, por lo que se presumió que se produjo un episodio de aspiración en algún momento del intervalo de tiempo entre los dos exámenes radiográficos.

Se detectó asimismo una fractura del hueso peniano. Ante el último hallazgo se reexaminó el pene del animal, no observándose crepitación, inflamación ni dolor. Tampoco se observó disuria, por lo que se concluyó que se trataba de una lesión antigua, sin embargo se monitorizó estrechamente la micción del animal durante los días siguientes.

Dado que la historia clínica parecía indicar que la obstrucción intestinal se produjo hace al menos 72 horas, decidimos realizar una exploración ecográfica del abdomen (Zonare, Transductor Lineal L14-5sp 5 -14 MHz) para valorar el estado del asa intestinal afectada. La exploración ecográfica ayuda a establecer un pronóstico y a tomar decisiones en cuanto al tipo de cirugía necesario (enterotomía simple versus enterotomía con extirpación de parte del intestino y anastomosis termino-terminal). Procedimos a una ecografía abdominal que confirmó la presencia de CE impermeable a ultrasonidos en la luz de yeyuno-íleon. No se apreciaron signos de necrosis de pared, perforación intestinal ni peritonitis. Figura 3. La exploración del hígado reveló ligero aumento de ecogenicidad compatible con esteatosis hepática incipiente.

Diagnóstico

El diagnóstico presuntivo fue de obstrucción intestinal por cuerpo extraño y neumonía/neumonitis por aspiración secundaria a los vómitos y/o disfagia, con presencia de alcalosis metabólica y acidosis respiratoria. La presencia de un cuerpo extraño claramente visible en la radiografía hizo descartar otras causas de obstrucción intestinal tales como neoplasia, tricobezoar o compactación fecal.

Tratamiento

El tratamiento de elección en casos de obstrucción intestinal por cuerpo extraño en hurón es enterotomía con extracción del objeto causante del cuadro.7 Dado el mal estado del animal se optó por el siguiente protocolo anestésico:

  • Premedicación: midazolam 0,5 mg/kg IV
  • Inducción: etomidato 1 mg/kg IV
  • Mantenimiento: sevofluorano mediante tubo endotraqueal

La analgesia elegida fue infusión continua intravenosa de ketamina (0,1 mg/kg dosis de carga y 0,4 mg/kg/h de mantenimiento) y fentanilo (10 mcg/kg de carga y 10 mcg/kg/h de mantenimiento).

El paciente respiró de forma espontánea durante toda la intervención, los valores de saturación de oxígeno fueron de 98-99% y la ETCO2 22-34 mmHg. La tensión arterial sistólica al principio de la anestesia era de 70 mmHg, aumentando a 130 mmHg tras la administración de un bolo de 5 ml/kg IV de una solución coloidal (Hidroxietil almidón, Voluven 6%®).

La enterotomía permitió la extracción del CE que resultó ser el recubrimiento de goma de un botón. Se practicó un abordaje por línea media, practicando una incisión longitudinal en el asa intestinal por encima del CE, para luego proceder a su sutura en transversal con reinversión de Lembert para minimizar el riesgo de estenosis post-quirúrgica.

Tras la cirugía se revertió la sedación con flumazenilo 0.1 mg/kg IV y se administró anestesia local mediante infiltración subcutánea de la zona de incisión con lidocaína 2 mg/kg y bupivacaína 2 mg/kg.

Una vez corregido el estado de hidratación se inició tratamiento antiinflamatorio a base de meloxicam 0.1 mg/kg SC cada 24h. El paciente se mantuvo en ayuno post-operatorio durante 24 horas, pasadas las cuales comenzó la administración de dieta líquida (Convalescence Support, Royal Canin®). La fluidoterapia se fue reduciendo progresivamente. Tres días después de la cirugía se incorporó gradualmente la dieta normal de pienso para carnívoros (Orijen Cat, Acana®).

El estado clínico del animal era satisfactorio 10 días después, por lo que se suspendió la administración de metronidazol. Por precaución se decidió mantener el tratamiento con amoxicilina-ácido clavulánico y se añadió cefovecina 8 mg/kg SC cada 4 días.6 Cuatro semanas tras el ingreso se repitió el examen radiográfico no observándose la lesión de campo pulmonar izquierdo, por lo que se dio de alta al paciente.

Discusión

El síndrome de obstrucción intestinal en el hurón es relativamente frecuente. El diagnóstico diferencial incluye obstrucción por cuerpo extraño/tricobezoar, adherencias por cirugía previa, neoplasias, pancreatitis, compactación de heces, peritonitis/sepsis abdominal u otro proceso sistémico grave. El cuadro clínico suele incluir dolor abdominal, vómitos y falta de producción de heces.

Las radiografías permiten identificar dilatación de tramos del aparato digestivo craneales a la obstrucción. La ecografía es especialmente útil para el diagnóstico diferencial en casos en los que las radiografías no revelen íleo intestinal y/o un cuerpo extraño claramente visible. Asimismo permite evaluar el estado de las asas intestinales y valorar si existe perforación y peritonitis.

Dado que en la mayoría de los casos de obstrucción pilórica o intestinal los signos clínicos son muy evidentes (vómitos, depresión, anorexia, dolor abdominal), la presentación de los pacientes en la clínica suele ser temprana.7 En la experiencia de los autores el pronóstico tras la intervención quirúrgica suele ser favorable en pacientes que no presentan lesiones importantes de la pared digestiva ni complicaciones secundarias graves.

El hallazgo de cataratas bilaterales en este paciente se consideró un hallazgo incidental que podría tener causas genéticas o alimentarias entre otras.

REFERENCIAS

  • 1. Fox JG. Biology and Diseases of the ferret. 2nd Edition. 1998. Williams and Wilkins.
  • 2. Marini RP, Otto G, Erdman S et al. Biology and Diseases of Ferrets. En Fox JG et al. Laboratory Animal Medicine. 2nd Edition. 2002. Academic Press. Pp 483-517.
  • 3. DiBartola SP. Introduction to acid-base disorders. En DiBartola SP. Fluid Electrolyte and Acid-Base Disorders in Small Animal Practice. Third Edition. 2006. Elsevier Science Health Science Div. Pp 229-251
  • 4. Meinkoth JH, Cowell RL. Introduction to acid-base abnormalities. En Cowell RL. Verinary Clinical Pathology Secrets. 2004. Elsevier Mosby. Pp 125-130.
  • 5. Ettinger SJ, Feldman EC. Textbook of Veterinary Internal Medicine. Sixth Edition. 2005. Elsevier Saunders.
  • 6. Montesinos A, Diez-Delgado I, Gilabert JA et al. Pharmacokinetics of cefovecin (Convenia TM) by subcutaneous rout in ferrets (Mustela putorius furo). Proceedings of International Conference on Diseases of Zoo and Wild Animals. 2010. Madrid.
  • 7. Hoefer HL, Bell JA. Gastrointestinal Diseases. En Quesenberry KE, Carpenter JW. Ferrets, Rabbits and Roedents Clinical Medicine and Surgery. 2nd Edition. 2003. Saunders Pp 25-4.


Autores

  • Dra. Maria Ardiaca García
  • Licenciada en veterinaria. Centro Veterinario Los Sauces. Madrid. http://www.cvsauces.com
  • Dra. Cristina Bonvehí Nadeu
  • Licenciada en veterinaria. Centro Veterinario Los Sauces. Madrid. http://www.cvsauces.com
  • Dr. Andrés Montesinos Barceló
  • MSc. Licenciada en veterinaria. Centro Veterinario Los Sauces. Madrid. http://www.cvsauces.com
Volver al índice de casos clínicos